Somos Naturaleza

logo verde

El tercer sector, el precio de los valores.

Antonio Aguilera Nieves, secretario de la Fundaci贸n Savia |聽27/03/2023

Es una din谩mica tan habitual y normalizada que la tenemos naturalizada. Fijar el precio de las cosas nos sirve para caracterizarlas y jerarquizarlas. En una sociedad y econom铆a de libre mercado donde las transacciones econ贸micas y comerciales son la base del funcionamiento colectivo e individual, el dato cuantitativo sirve para poner cada producto, cada servicio, en su sitio. Y sea b谩sico y de estricta necesidad o superfluo, accesorio y antojadizo, el precio econ贸mico es un elemento definitorio esencial.

Tal es el peso en nuestras vidas del dinero, que la econom铆a no deja de crecer, en poder, en volumen. Se ha convertido en el indicador fundamental que marca lo bien o mal que van las cosas en el planeta Tierra, es el famoso crecimiento del Producto Interior Bruto, el 铆ndice de referencia para el sector empresarial y pol铆tico. Una senda que es deseado que sea siempre ascendente, es buena noticia que el volumen y valor de las empresas no pare de crecer, hay empresas m谩s grandes, econ贸micamente, que Estados. Hace a帽os que la riqueza financiera generada es mayor que la riqueza real, el dinero ha escapado de las leyes de la f铆sica, v茅anse por ejemplo los emporios econ贸micos sustentados en bits y en expectativas.

A la par, crece el peso econ贸mico de los Estados y el valor de los servicios p煤blicos prestados. Los Presupuestos de la Junta de Andaluc铆a para 2023 ascienden a 45.603,8 millones de euros, lo que representa un incremento de 5.199,6 millones de euros y un 12,9 % con respecto al 煤ltimo presupuesto aprobado. Podr铆a pensarse que se prestan m谩s y mejores servicios p煤blicos que nunca, y puede que sea as铆 en parte, pero esa supuesta cobertura p煤blica contrasta con las persistentes tasas de pobreza, precariedad, desigualdad, desempleo, necesidades de asistencia social.

Demandas y necesidades que est谩n haciendo crecer sin cesar a un sector llamado a cubrir las carencias e ineficiencias del sistema. El llamado tercer sector, compuesto por miles de asociaciones, fundaciones y corporaciones que tienen como finalidad la prestaci贸n de servicios sociales, sanitarios, ambientales, culturales鈥, que se evidencian como muy necesarios, imprescindibles. Seg煤n un informe elaborado por la Plataforma de ONG de Acci贸n Social, el tercer sector est谩 compuesto en 2021 en Espa帽a por 27.962 entidades que movilizan 15.764,82 millones de euros, el 1,41 del PIB; 1.008.272 voluntarios y 535.514 trabajadores (el 76,5 % mujeres). Un sector que se centra fundamentalmente, el 74,6 %, en la acci贸n social, integraci贸n e inserci贸n y la atenci贸n sanitaria y que est谩 especialmente feminizado, es decir, es un sector de voluntarias, trabajadoras, y atendidas.

Un sector del que, lo m谩s grande, no se ve. Porque estas entidades, sus acciones, sus servicios, van mucho m谩s all谩 de las cifras econ贸micas. Un sector donde el m煤sculo vital es el coraz贸n y son incontables las horas y los recursos no contabilizados, todos ellos fuera de los presupuestos y las anal铆ticas, pero imprescindibles, porque son los que hacen posibles los objetivos. Tengo la suerte de ser secretario general de una fundaci贸n, la Fundaci贸n Savia por el Compromiso y los Valores. La distancia entre nuestro reducido presupuesto y la diversidad e impacto de nuestras actividades es inmensa. Una distancia salvada exclusivamente gracias a la generosidad e implicaci贸n de patronos, colaboradores, voluntarios, el gran baluarte de nuestra actividad. Me consta que situaci贸n similar se vive en la inmensa mayor铆a de asociaciones, fundaciones, entidades, que se debaten entre la pobreza financiera y la riqueza humana.

Para seguir mejorando como sociedad es necesario enfrentarnos a nuestras paradojas y contradicciones: A pesar de la mayor dotaci贸n de recursos p煤blicos y privados, es m谩s necesaria que nunca la funci贸n que desempe帽a el tercer sector que llega donde otros no pueden, o no quieren; las pol铆ticas p煤blicas deben mirar al tercer sector como un excelente aliado. El n煤mero de personas implicadas (trabajadoras y voluntarias) revela la importante conciencia social, ella tambi茅n necesita de atenci贸n y protecci贸n; realcemos la figura, hoy casi olvidada, del voluntario, del ciudadano comprometido y concienciado como ejemplo a seguir. Son las mujeres las que nos siguen dando ejemplo y siguen necesitando de ayuda, siguen siendo, m谩s que nunca, necesarias las pol铆ticas que apuntalen una igualdad real.

En un mundo hipermercantilizado donde todos tenemos algo que vender, es m谩s importante que nunca poner de manifiesto el precio de los valores, los principios, los que no se compran con dinero y son los que, en 煤ltima instancia nos sostienen.

驴Quieres recibir nuestro bolet铆n de noticias?

No te pierdas ninguna noticia o evento


    logo verde